Ejercicios para la eyaculación precoz

De entre todos los trastornos y disfunciones sexuales es la eyaculación la que preocupa y afecta a un mayor número de hombres en todo el mundo. Se trata de un problema en la capacidad de control que el hombre tiene sobre su propio reflejo de eyaculación. Debido a esta incapacidad para controlar estos reflejos, el hombre llega al orgasmo en un corto período de tiempo desde que comienza la estimulación o la penetración durante el acto sexual.

Ejercicios para la eyaculación precoz

De una forma general se puede considerar que se padece eyaculación precoz si el orgasmo tiene lugar en un plazo inferior a dos minutos tras la penetración, sin embargo, en cada caso concreto es necesario determinar las causas y los síntomas del afectado para saber si se trata de una afección real o un problema psicológico de inseguridad y autoestima.

Causas de la eyaculación precoz y tipos

Las diversas causas que dan lugar a la eyaculación precoz están íntimamente relacionadas con los tipos existente de esta dolencia:

  • Eyaculación precoz primaria
  • Eyaculación precoz secundaria

Por un lado se puede hablar de eyaculación precoz primaria en la cual el hombre afectado nunca ha tenido la oportunidad de disfrutar unas relaciones sexuales libres de eyaculación precipitada. Este primer tipo de eyaculación precoz suele estar causada por afecciones y desequilibrios psicológicos, en la mayoría de los casos, debidos a traumas de juventud e infancia. Otra causa común de la eyaculación precoz primaria es una incorrecta práctica masturbatoria durante la etapa de adolescencia del hombre. En numerosas ocasiones la masturbación impaciente y ansiosa realizada con la única intención de conseguir el orgasmo lleva a un mal aprendizaje del acto sexual sin reparar en las diversas sensaciones características de cada etapa del proceso.

La eyaculación precoz secundaria es otro tipo de esta dolencia que suele darse en hombres con una vida sexual común. Estos hombres sí han tenido relaciones sexuales completas durante su vida, sin embargo, diversas causas relacionadas con la salud física y psicológica pueden desencadenar en un momento dado el padecimiento de eyaculación precoz y otras afecciones de naturaleza sexual.

Puedes leer más sobre las causas en nuestro artículo Causas de la eyaculación precoz.

Tratamientos para la eyaculación precoz

En función de las diversas causas que puedan dar origen a la eyaculación precoz, es posible realizar diferentes tratamientos que ayudan a mejorar los síntomas de la eyaculación llegando incluso a eliminarla por completo.

Si se trata de causas físicas en las que se ven implicados los niveles de serotonina o la sensibilidad del glande, es posible tratar la eyaculación precoz mediante medicamentos y cremas inhibidoras de la sensibilidad. En estos casos es especialmente recomendable contar con la opinión de un médico profesional que determine la necesidad de uso de dichos medicamentos.

Pero en la gran mayoría de los casos conocidos de eyaculación precoz la dolencia se puede mejorar y eliminar mediante la realización de diversos ejercicios y entrenamientos específicos.

Puedes leer más sobre las tratamientos en nuestro artículo Tratamientos para la eyaculación precoz.

Ejercicios para la eyaculación precoz

Tratamientos para la eyaculación precoz

Antes de comenzar con la realización de los ejercicios es fundamental atender a la relajación. Para conseguir un estado de calma adecuado de cara al comienzo de estos tratamientos hay que buscar un lugar tranquilo e íntimo lo suficientemente cómodo para estar a gusto.

El factor de la relajación es tan importante como los propios ejercicios puesto que la tensión y el estrés son causa frecuente de eyaculación precoz Por ello es conveniente librarse de estas tensiones y tomar el acto sexual como algo de lo que disfrutar con tranquilidad y paciencia.

Otro factor clave a tener en cuenta es la comunicación fluida con la pareja. Esto está relacionado de manera muy estrecha con la relajación ante el acto sexual ya que se pueden establecer pautas, conocer los gustos y las necesidades, así como crear expectativas reales que ayuden a la eliminación del problema.

Primer ejercicio para la eyaculación precoz: masturbación controlada

La masturbación controlada es la manera ideal de retomar los errores masturbatorios cometidos durante la adolescencia. Este ejercicio para la eyaculación precoz se fundamenta en el hecho de que el hombre debe aprender a masturbarse de forma correcta para conseguir distinguir con claridad las sensaciones provocadas por cada etapa del proceso sexual. Así, un hombre que realiza la masturbación con calma y conciencia de sus propias necesidades e impulsos físicos es capaz de controlar el momento de la eyaculación y, posteriormente, conseguirá trasladar esos conocimientos a las relaciones en pareja.

Para iniciar el ejercicio hay que comenzar con pensamientos eróticos para, poco a poco ir avanzando con la estimulación física. En el momento en que la urgencia de eyacular sea evidente, el hombre deberá detener inmediatamente la estimulación para evitar el orgasmo. Mediante la realización de este ejercicio se controla la eyaculación precoz porque se centra la atención en la sensación que antecede al orgasmo. Así se aprende a distinguir y mantener bajo control estas sensaciones y, con la práctica, se consigue prolongar la duración de las relaciones sexuales sin sufrir eyaculación precoz.

Este ejercicio deberá repetirse tantas veces como sea necesario con un mínimo de entre dos y cinco interrupciones de la estimulación en cada masturbación. Es importante probar y conocer el propio cuerpo para poder determinar los límites de cada hombre.

Segundo ejercicio para la eyaculación precoz: técnica de Kegel

Ejercicios Kegel

Los ejercicios Kegel son una serie de ejercicios de reconocida eficacia por sus excelentes resultados en el tratamiento de la eyaculación precoz.

Esta técnica se inicia con la identificación y control del músculo pubocoxígeo. Para aprender a controlarlos el hombre debe sentarse en el retrete y detener la orina para sentir las contracciones del músculo en cuestión.

Tras dos días repitiendo la operación descrita, el ejercicio continúa aumentando progresivamente las contracciones y la velocidad de las mismas para, a continuación integrar en estos ejercicios los pensamientos de carácter erótico que vinculen las contracciones del músculo pobucoccigeo con el acto sexual.

Al igual que en el ejercicio anterior, en este caso es conveniente hacer una valoración personal de las propias capacidades y adaptar a esto el número de repeticiones que cada hombre es capaz de hacer. La paciencia y la constancia serán los aliados perfectos para lograr resultados satisfactorios en el tratamiento de la eyaculación precoz.

Tercer ejercicio para la eyaculación precoz: parar y apretar para evitar el orgasmo prematuro

Este ejercicio ha de realizarse preferentemente durante el sexo en pareja, sin embargo, en caso de que sea necesario también puede hacerse durante la masturbación con excelentes resultados.

El ejercicio en sí consiste en detener la eyaculación antes de que tenga lugar el orgasmo. En el momento en el cual el hombre sienta la inminencia de la eyaculación ha de presionar con fuerza la base de la cabeza del pene. Esta acción ha de realizarse al menos tres o cuatro veces durante el acto manteniendo la presión durante unos segundos hasta que se disipe la necesidad urgente de eyacular. Tras varias repeticiones, el hombre se permitirá eyacular en la última estimulación.

Cuarto ejercicio: control de la excitación

Como método para retrasar la eyaculación precoz se puede recurrir también la algunos sistemas de limitación de la excitación. Uno de los más útiles y eficaces es la presión en la zona que se encuentra entre el escroto y el ano del hombre. Esta presión se debe ejercer en el momento de la penetración ya que permite reducir la sensación de excitación en el afectado sin disminuir la erección.

Artículos relacionados con Ejercicios para la eyaculación precoz

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.