Síntomas de la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una afección o trastorno sexual que afecta a un número considerable de hombres siendo, la dolencia de este tipo que cuenta con un porcentaje mayor de afectados. Las causas y los tipos que existen de eyaculación precoz son muy variados. La eyaculación precoz consiste básicamente en una ausencia de control del reflejo eyaculatorio. Debido a esto el orgasmo se produce de forma precipitada mucho antes de que el hombre afectado y su pareja sexual lo deseen.

Síntomas de la eyaculación precoz

Síntomas generales de la eyaculación precoz

El síntoma principal que determina la dolencia en sí, como se ha mencionado anteriormente, es la falta de control sobre el reflejo eyaculatorio. El hombre afectado de eyaculación precoz es incapaz de mantener la erección durante un tiempo prolongado de manera que el orgasmo tiene lugar pocos minutos después de la penetración o, en ocasiones, incluso antes de que esta se produzca.

Las causas de la eyaculación precoz pueden ser muy diversas, desde causas físicas hasta desórdenes psicológicos y esto conlleva una diferenciación en los síntomas.

En algunos casos el agente causante de la eyaculación precoz es un desequilibrio de los neurotransmisores que controlan las contracciones musculares de expulsión del líquido seminal. Otra causa posible es la extrema sensibilidad del glande en especial frente a cambios de temperatura y de humedad. En todas estas situaciones los síntomas de la eyaculación precoz son puramente físicos y se traducen en una incapacidad real de control sobre el momento del orgasmo.

En otros casos, la eyaculación precoz puede estar provocada por problemas emocionales, estrés o inseguridad personal que, además de traducirse en el hecho físico de eyacular de manera precipitada, tiene consecuencias emocionales y psicológicas indirectas capaces de agravar el problema ante la falta de tratamiento.

Distintos tipos de eyaculación precoz con síntomas similares

Es importante señalar la diferencia existente entre la eyaculación precoz primaria y secundaria que también afectará a la caracterización de los síntomas.

Por un lado la afección conocida como eyaculación precoz primaria tiene su origen en el desconocimiento y el erróneo aprendizaje del proceso sexual por parte del hombre. En estos casos el afectado nunca ha tenido la oportunidad de experimentar relaciones sexuales totalmente satisfactorias sin que se produzca el orgasmo de forma precipitada e indeseada.

La eyaculación precoz secundaria, por su parte, suele afecta a hombres que, habiendo tenido con anterioridad relaciones satisfactorias en las cuales no se presentó este problema, ciertas situaciones de estrés, presión emocional o desórdenes psicológicos, llevan a la manifestación de esta dolencia de carácter sexual. El tipo secundario de descontrol sobre el reflejo que provoca la eyaculación puede presentarse de forma ocasional o por un tiempo prolongado. En el primer caso no hay razón para preocuparse y es recomendable no pensar en ello como un problema sino como síntoma de cansancio, estrés o malestar pasajero. Sin embargo, si el problema de eyaculación precoz perdura en el tiempo y el hombre nota síntomas de una dolencia real que pueda llegar a afectar a su salud y a su vida sexual, será conveniente acudir a la consulta de un médico profesional y atender a su consejo para tratar el problema lo antes posible.

Síntomas de la eyaculación precoz primaria

Eyaculación precoz psicológica

En estas situaciones los síntomas de la eyaculación precoz suelen ir acompañados de una notable impaciencia por parte del hombre por llegar al orgasmo como único objetivo del acto sexual. Esto se traduce frecuentemente en insatisfacción para la pareja y puede acarrear problemas emocionales y sentimentales para ambos amantes.

Generalmente este tipo de dolencia se deriva de una incorrecta práctica masturbatoria que pretende únicamente lograr el orgasmo a la mayor brevedad posible. Se trata de una práctica impulsiva que tiene lugar durante el periodo de adolescencia en el cual el afectado habituó su organismo a eyacular de forma inmediata tras producirse la estimulación, esto se hace sin reparar en las distintas sensaciones que conlleva cada parte del proceso sexual que, de forma general, deben aprenderse en esta etapa de la vida. Como consecuencia, el hombre adulto tiene problemas de control sobre su propia eyaculación ya que desconoce las sensaciones que le advierten del punto de excitación alcanzado en cada momento.

En otras ocasiones, la eyaculación precoz es un síntoma claro de abusos sexuales sufridos en la infancia o la adolescencia y, en estos casos, los síntomas generales suelen acompañarse de inseguridad y culpa por parte del afectado. El único tratamiento posible es la consulta psiquiátrica y psicológica que atienda el trauma de base.

Síntomas de la eyaculación precoz secundaria

El síntoma principal se repite en todas las ocasiones, es decir, todos los afectados por esta dolencia, con independencia del origen de la misma sufren un descontrol sexual que les impide prolongar el momento de la eyaculación. Sin embargo, existen síntomas secundarios que determinan la existencia de un problema físico o psicológico.

Un alto porcentaje de afectados por eyaculación precoz comparten una causa psicológica que se deja ver con síntomas tales como su inseguridad personal, el sentimiento de inferioridad al comparar la propia capacidad sexual con la de otros o impotencia para satisfacer sexualmente a la pareja. Todo esto puede ser un síntoma de una problema físico que empieza a hacer mella en la autoestima del hombre afectado o, por el contrario, puede tratarse de afecciones psicológicas u obsesiones del individuo que cree tener un problema y lo provoca de forma psicosomática.

Por esta razón es muy importante no obsesionarse sin fundamento debido a un episodio ocasional de eyaculación precoz ya que puede llegar a generar una presión psicológica en el hombre que provoque la aparición real de los síntomas de eyaculación precoz.

Un episodio ocasional de eyaculación precoz del cual no es necesario preocuparse puede ocurrir por razones tan dispares como el cansancio, el estrés o, incluso, la sobrexcitación en una relación.

En caso de que los síntomas de eyaculación precoz se hagan más frecuentes será conveniente tener en cuenta la posibilidad de otras causas que pueden ser psíquicas o físicas y que será necesario consultar con profesionales de medicina urológica, de la psicología o sexología según las necesidades personales de cada afectado.

Artículos relacionados con Síntomas de la eyaculación precoz

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.